Picture
Porque comerse las espinacas ya no es un simple consejo de Popeye, sino una necesidad para una sociedad con un gran índice de obesidad infantil, cada día aumentan más los programas, guías y recomendaciones que buscan mejorar el hábito alimenticio, procurando que los pequeños cuenten con una dieta llena de alimentos sanos y en su justa medida.
Hábitos como el consumo de alimentos chatarra, de grandes cantidades de golosinas o la ingesta de calorías entre comidas, hacen de la obesidad y otros problemas de salud como la diabetes infantil, una realidad que se puede combatir a través de la prevención.Porque quienes hacen la compra, escogen los alimentos y los llevan a la mesa, son precisamente los padres, estos son responsables directos del régimen alimenticio de los hijos y de enseñarles a amar la comida saludable. Eliminar gradualmente grasas, refrescos, frituras, bollería industrial y golosinas, es una alternativa, al igual que remplazar este tipo de alimentos por frutas, verduras y legumbres, que bien combinadas pueden también ser un gran manjar. Es muy común que los niños preescolares de 1 a 5 años de edad, no muestren ningún interés por probar alimentos nuevos. Generalmente, los niños muestran poco interés en la hora de la comida y además muchas veces no quieren comer; por lo que hay que buscar las estrategias para que los alimentos que se sirvan sean saludables y no un peligro latente para su salud. 
Es ahi cuando debemos aplicar creatividad e imaginación, haciendo participar a los mas "peques" de la preparación de platos con frutas y verduras. Esmerarse en la decoración es otra buena táctica. Algunas buenas opciones de meriendas sanas son: manzana, mandarina, plátano, acompañada de una taza de su yogurt favorito. Gelatina de colores con trozos de frutas y un zumo. Trozos de zanahoria con un toque de limón y queso blanco.Frutos secos: nueces, pipas y pasas, verduras troceadas, un bocadillo, un zumo o un envase de leche, es siempre mejor opción que un bollo industrial "extra-azucarado"o cubierto de chocolate. 

Picture
Because eat spinach is no longer a simple tip of Popeye, but a necessity for a society with a high rate of childhood obesity, every day increase over the programs, guidelines and recommendations that seek to improve eating habits, ensuring that the young have a diet full of healthy foods in proper measure.  
Habits like junk food consumption of large amounts of sweets or calories intake between meals, make obesity and other health problems such as juvenile diabetes, a reality that can be fought through the prevención. Because grocery shopping, choosing food and bring to the table, it is precisely a parents job, they are directly responsible for children´s diet and teach them to love healthy food.  Gradually cut fats, sodas, fried foods, bakery products and sweets, is an alternative, like replacing these foods with fruits, vegetables and legumes, that well combined are also a great delicacy. It is very common for preschool children from 1 to 5 years old, show no interest in trying new foods. Children generally show little interest in lunch and also often do not want to eat, that's why we must seek for new strategiesto present the foods and asure that  are healthy and not a danger for their health.
That's when we must apply creativity and imagination, involving the kids in the process of preparing dishes with fruits and vegetables. Improve decoration is another good move. Some good options for healthy snack are: apple, tangerine, banana, accompanied by a cup of their favorite yogurt. Colored gelatin with fruit slices and juice.
Carrot sticks with a touch of lemon and cream cheese. Nuts: walnuts, sunflower seeds and raisins, chopped vegetables, a sandwich, juice or milk carton, it is always better option than anindustrial roll "extra-sweet" or covered with chocolate. 

 


Comments




Leave a Reply